EL HECHIZO DE LA LIBERTAD FINANCIERA

 

La primera vez que escuché el concepto de Libertad Financiera allá por el año 2.010 no pude dormir en toda la noche. ¿Cómo puede ser que una persona con la carrera de Económicas terminada, dos máster y diez años de experiencia en banca no hubiese oído hablar de esto? ¡Fue como un hechizo!

 ¿En qué consiste la Libertad Financiera?

Puede definirse como la capacidad de una persona de cubrir todas sus necesidades económicas sin que tenga que realizar ningún tipo de actividad. Es decir, que no dependa de ir a trabajar para ganar dinero.

Esto que parece ciencia ficción se consigue a través de los ingresos pasivos, que son aquellos que se perciben sin tener que vender nuestro tiempo a cambio de dinero (que sería el sueldo o el jornal de toda la vida).

Algunos ejemplos de este tipo de ingresos son:

-          Alquileres de inmuebles.

-          Dividendos de acciones.

-          Intereses de depósitos bancarios.

-          Ingresos por productos que generan derechos de cobro.

-          Ingresos por ventas a través de internet (entre otros)

¿Cómo se puede aspirar a ser libre financieramente hablando?

Lo primero de todo con mucha determinación. No estoy hablando que sea fácil, ni cómodo. De hecho yo, aunque voy por el camino correcto, aún no la he alcanzado (ya va quedando menos desde luego).

Y después de la actitud correcta, habría que trabajar sobre los tres factores de la ecuación básica de la economía familiar.

INGRESOS – GASTOS =AHORRO.

Y he dicho bien…  hay que hacer cosas que mejoren estos tres factores.

Hay que incrementar ingresos, reducir gastos y hacer algo provechoso con lo que nos sobre.

Incrementar Ingresos. La magia de los ingresos Pasivos.

Como ya podéis intuir, no defiendo el pluriempleo, ni trabajar 16 horas al día para tener más ingresos. La mayoría de los problemas en este mundo se resuelven con imaginación. Es decir, tendrás que hacer cosas distintas de las que hasta ahora haces si quieres pasar al siguiente nivel. Ya decía Einstein, “Locura es pretender conseguir resultados distintos, haciendo siempre lo mismo”.

La clave fundamental es aumentar los ingresos pasivos. Otra forma podría ser los ingresos “casi pasivos”. Algunos ejemplos son, máquinas de vending, poner un negocio y que el día a día lo lleve un empleado tuyo, o nuestro sistema de trading VyC (acrónimo de Velas y Coaching).

Pero esto de por sí no nos asegura una victoria, como dice Agustín Grau en su ebook  ” 50 ingresos pasivos para ser libre desde ya”, “lo más importante, sea el ingreso que sea, debe reunir dos requisitos: generar valor, es decir, producir un beneficio o utilidad a los demás, y funcionar en modo automático o casi”

Controlar nuestros gastos.

De nada sirve que ganemos mucho dinero si se nos va por el sifón. Y no me refiero a la forma de vida de algunas personas que viven como pobres para morir ricos. Tacaños y casi míseros, sin disfrutar de esta vida y sin ayudar a nadie. No es eso. Es tener perspectiva y control sobre nuestros gastos.

Para esto, lo que recomiendo (porque lo hago desde algún tiempo y funciona) es utilizar un presupuesto. Dividir nuestros ingresos en partidas. (Da igual si ahora gano 300, 700, 1.000 o 3.000 euros al mes). Lo que se busca es la disciplina suficiente que nos conduzca al objetivo marcado.

Alguna idea de presupuesto pude ser:

Por supuesto los porcentajes cambian con el tiempo, y pueden ser otros u otras partidas.

Claro que antes de ese paso, debemos tener verdad sobre en qué gastamos nuestro dinero. 

Más adelante desarrollaremos este aspecto en un post más amplio con herramientas, anécdotas y recomendaciones de libros y otros recursos.

Poner nuestro dinero a trabajar para nosotros

El último aspecto importante para conseguir la independencia financiera es poner a trabajar para nosotros el dinero que hemos conseguido ahorrar después de los dos puntos anteriores.

Es importantísimo invertir nuestros ahorros, da igual la cantidad que sea. Aquí la disciplina es tan importante como en el control del gasto.

Formas de invertir, hay muchísimas. Lo único en común entre todas ellas, para hacerlo bien, sería la formación. Da igual si lo que quieres es abrir un negocio, comprar acciones, introducirte en el mundo del trading o abrir una web de venta de productos gourmet. Tendrás que aprender cosas nuevas.

Ya sabéis:

No lo dudes… La libertad financiera debería ser tu objetivo prioritario. Desde esta humilde web, te vamos a ayudar a conseguirla.


Comentarios